Home Investiga Cómo enseñar a los niños a pensar por sí mismos con 3 herramientas básicas.

Cómo enseñar a los niños a pensar por sí mismos con 3 herramientas básicas.

written by Alice`s Mom

Durante la crianza he estado muy tentada a ofrecer a Alice indicaciones claras e incontestables de cómo creía yo que había que abordar un problema. Sí, órdenes de toda la vida y sí, a veces recoger los juguetes o lavarse los dientes se convierte en un problema. Ya te comenté aquí también lo tentada que estuve a responder a todas sus preguntas en esta fabulosa etapa de los porqués insaciables. Sin embargo, no quiero que la comunicación con Alice sea unidireccional sino tenerla en cuenta a ella y favorecer su capacidad de pensar por sí misma. Estas tres herramientas básicas me han servido de mucho a la hora de cambiar mi enfoque.

  1. Escuchar de manera efectiva. Es decir, prestando atención a sus argumentos o valoraciones. En el momento en que tu hijo te cuenta algo, no le interrumpas y controla tu lenguaje corporal (me ha costado lo mío pero ya sé poner cara de póker) Si nuestra actitud es claramente negativa lo que conseguiremos es parar esa comunicación. ¿Cómo te sentirías tú si le estás contando a alguien lo que piensas y esa persona lo que te transmite es reproche, menosprecio o enfado? Pues seguramente dejes de hablar y abrirte con esa persona. Con los niños, mientras ellos se sinceran con nosotros o nos ofrecen su versión de los hechos o la explicación que han elaborado de algo, lo primero es escucharles.
  2. Devolver la pregunta o el método socrático. En lugar de darles respuestas cerradas a los niños, una ‘orden’ o hacer juicios de valor podemos intentar que ellos mismos lleguen a sus propias respuestas o soluciones. Devolver la pregunta ¿Por qué crees que ocurre esto? ¿Cómo crees tú que funciona? ¿Qué se te ocurre que podemos hacer? Las preguntas de curiosidad son una fantástica herramienta que nos ayuda a los padres a entender el razonamiento del niño y nos permite acercarnos más a su perspectiva. Cuando comencé a ponerla en práctica con Alice enseguida noté que ella se sentía más abierta a colaborar, a encontrar soluciones o explicaciones en conjunto. Diferente actitud si yo me hubiese limitado a darle una respuesta o indicación.
  3. Poner ideas en común. Haciendo a tu hijo parte del proceso, permitiendo que se sienta tomado en cuenta y validando su opinión estarás haciendo mucho a favor de una buena comunicación. De un modo colaborativo te darás cuenta que es más fácil encontrar soluciones asumibles por toda la familia. No significa que renuncies a tu criterio sino de valorar también el de tu hijo. No significa que no respondas sus inquietudes sino de alentar a su propia capacidad de encontrar respuestas. Le estarás enseñando a pensar por sí mismo!

Recuerda que la palabra educación viene del latín ‘ex-ducere’ que significa ‘sacar de’ y guiar’. Así que en vez de querer ‘llenarles’ su cabecita con nuestras ideas vamos a descubrir cómo piensan y a alentarles en su capacidad de razonamiento propio. Por último, te propongo que me cuentes en comentarios o en el face de LashuellasdeAlice situaciones que crees que podrías enfocar mejor con estas herramientas. Desde aquí te animo a ponerlas en práctica y espero que te sirvan como a mí.

Seguro que también te gusta

Cuéntame tu opinión