Home Investiga 5 estrategias para implicar al padre en la crianza.

5 estrategias para implicar al padre en la crianza.

written by Alice`s Mom

Parto de la base de que cuando llega un bebé a la familia nacen también una madre y un padre. Llegan ambos a este encuentro con las herramientas que conocen, con su “plantilla” de serie que les hará reaccionar inconscientemente de una manera u otra. Quiero decir, que muchas de nosotras no descubrimos la crianza respetuosa y consciente en el minuto uno, si no que fue un proceso de crecimiento que se fue produciendo según se establecía el vínculo con el bebé. A las madres muchas veces nos ayuda el sentido común, el escuchar nuestro propio instinto materno y el desoír a la sociedad y su presión por “ignorar” las necesidades del bebé. Es un proceso en ocasiones difícil y “contracorriente” apostar por no dejarle llorar, llevarle en brazos siempre que lo demande, el porteo o el colecho. Sin duda, es una opción personal de cada familia elegir la manera en que quiere llevar adelante su crianza.

Y esta elección no siempre es consensuada en la pareja. Este aparente desencuentro en el modo de criar no necesariamente responde a un enfrentamiento real, si no muchas veces a que los padres no están en el mismo punto de toma de conciencia. Es más probable que sea la madre quien inicie esta transformación, que el padre se deje llevar y apoye en función de los resultados. No te tengo que contar la presión extra que supone esto para la madre que además seguramente está luchando contra su propia “plantilla” y modelo conocido de crianza. Que está intentando hacerlo lo mejor posible y se enfrenta a reproches de la sociedad y comentarios tipo “ te está manipulando, el niño hace lo que le da la gana, es un desobediente” etc, etc, etc.  Ya no es solo que se etiqueta al niño, si no que se juzga directamente la crianza de la madre. Y aquí el apoyo paterno se recibe como agua del cielo (nota al feminismo: no porque necesitemos que un hombre venga a decirnos lo que está bien o a rescatarnos de la presión social, si no porque en equipo todo fluye mejor y a fin de cuentas al hijo le hicimos juntos)

Pues bien, en pos de alcanzar madre y padre ese clímax de crianza. En aras de que ambos trabajemos juntos como un equipo para una crianza con coherencia aquí te dejo mis cinco estrategias.

  1. Crear el vínculo con el hijo cuanto antes. En mi opinión, salvo para la lactancia materna el hombre está perfectamente capacitado para atender a las demandas del bebé. Así que es importante que conecten, que se conozcan y también que el padre asuma responsabilidades. Que pasen tiempo juntos y compartan vivencias
  2. Dejar hacer. Porque tu hijo tiene derecho a que le eduquen tanto su padre como su madre. Dentro de una relación sana, donde prevalece el amor y el respeto, confía en el niño y en su buen criterio. Ellos saben enseguida como actuar en relación a un adulto u otro, hará su propia lectura de cada situación y aprenderá de ella.
  3. Cédele su espacio en la crianza. Muchas veces somos nosotras mismas quienes ponemos el freno a ese intento por involucrarse en la crianza. Creemos que solo las madres lo vamos a hacer bien y efectivamente si no les damos la oportunidad de probar el ensayo y error nunca sabrán sus gustos o sus miedos, cómo se cambia un pañal o qué ponerle de merienda para el cole.
  4. Respeta su momento vital. Puede que tu pareja aún no haya llegado a ese momento de autoconocimiento y crecimiento que has experimentado tú, pero eso no significa que no quiera hacer las cosas bien ‘a su manera’. Podéis conversar, poner ideas en común y expresar vuestros puntos de vistas sin querer imponer un Método por encima del otro. Esto es algo que a mí me cuesta bastante controlar porque soy muy vehemente en mis convicciones. Lo importante, diría yo, es que no se pierda la comunicación, estar abiertos al dialogo y a debatir sanamente porque siempre será enriquecedor.
  5. Empodera sus logros. Piensa que él también está luchando contra su propia ‘plantilla’, que casi seguro no ha tenido un referente masculino en casa que le enseñara que los padres sí se implican, que la sociedad le marca un rol de género de proveedor y ajeno a la crianza (yo traigo el dinero a casa y de los niños te ocupas tú). Puede que tu chico sea un abanderado del feminismo y la igualdad, entonces enhorabuena pero créeme que cada paso a tu lado cuenta. Celebra sus progresos, hasta los más pequeños, de igual manera que celebras los tuyos propios. A fin de cuentas ganáis todos en la familia.

Todo es cuestión de ir dando pequeños pasos, que nos acerquen más que alejarnos. Que nos permita también conocernos y aceptarnos cada uno en este nuevo reto que supone tener un hijo. Si has puesto en práctica alguna de estas estrategias o me quieres recomendar alguna que uses tú, estaré encantada de leerte en comentarios.

Seguro que también te gusta

Cuéntame tu opinión